201903.27
0

FIN DEL MATRIMONIO: ¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA? ¿QUÉ DIRÁ EL JUEZ EN LA SENTENCIA?

Cuando estamos ante un proceso de crisis en el matrimonio y se quiere poner fin al vínculo matrimonial, es posible que nos preguntemos qué aspectos debemos tener en cuenta para solicitar el divorcio o separación, y cuáles son las medidas que se adoptarán para regir las relaciones a partir de ese momento.

Lo primero que debemos saber es que, para solicitar la separación o divorcio, el único requisito es que hayan transcurrido 3 meses desde que se contrajo el matrimonio, salvo en casos de violencia de género, en los que no es necesario respetar dicho periodo.

Por otro lado, lo que más preocupa en estas situaciones es qué cuestiones, además de la separación o divorcio, resolverá el Juez en la sentencia y como nos afectarán en la esfera personal.

Las medidas sobre las que deberá decidir son las siguientes:

– Cuando existan hijos menores, se determinará quién ejercerá la patria potestad, si la custodia de los hijos será compartida o la tendrá uno de los progenitores, fijando un régimen de visitas para el progenitor no custodio.

– Se determinará cuál será el uso de la vivienda familiar a partir de ese momento, y quién atenderá los gastos que genere la propia vivienda.

– La pensión de alimentos a favor de los hijos, que se fijará si procede. Deberá establecerse, según los casos, cuál de los dos progenitores es el obligado al pago, cuál es la cuantía y su forma de pago.

– La pensión compensatoria, que se fijará en los supuestos en los que la ruptura matrimonial cause un desequilibrio a uno de los cónyuges.

– La disolución del régimen económico matrimonial y la forma de administrar los bienes hasta el reparto de los bienes.

Si el procedimiento es de mutuo acuerdo, el Juez dictará sentencia aprobando las medidas que vendrán recogidas en el convenio regulador que ambas partes hayan firmado y aportado al procedimiento. En cambio, si el procedimiento es contencioso, será el Juez quien fije estas medidas en la sentencia.

En ambos casos, las medidas que se establezcan en la sentencia serán de obligado cumplimiento para ambas partes. Por ello, ante la importancia de las medidas que se van a adoptar, es importante elegir bien al abogado que le va a representar, ya que él será quien hable por usted, tanto en la posible negociación con la otra parte y tratar de alcanzar la mejor solución posible al conflicto o en caso de ser un procedimiento contencioso, será quien le represente a lo largo del procedimiento judicial y, sobre todo, el día del acto de la vista del juicio.

http://www.economistjurist.es/articulos-juridicos-destacados/fin-del-matrimonio-que-debemos-tener-en-cuenta-que-dira-el-juez-en-la-sentencia/


La Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000, de 7 de enero regula el procedimiento de divorcio en sus artículos 769 y siguientes. 

Podemos divorciarnos de forma amistosa, solicitando el divorcio ambos cónyuges o uno con el consentimiento del otro o, si no hay acuerdo entre las partes, acudir al procedimiento de divorcio contencioso en el que lo solicita uno solo de los cónyuges de forma unilateral. 

El procedimiento de divorcio de mutuo acuerdo es un procedimiento más rápido y económico cuando ambos cónyuges actúen con un mismo abogado y procurador. 

Las partes deben llegar a un acuerdo para establecer las medidas que derivan de la disolución del matrimonio respecto a la guardia y custodia de los menores, la pensión de alimentos para los mismos, la cuantía económica para uno de los cónyuges con desequilibrio económico respecto al otro si fuera el caso, el uso y disfrute de la vivienda y los acuerdos sobre los bienes patrimoniales a efectos de disolver y liquidar la sociedad conyugal. 

Los acuerdos de las partes se regulan mediante un convenio regulador que se presentará en el juzgado acompañando a la demanda de divorcio de mutuo acuerdo. Una vez admitida a trámite la demanda se ratifica el convenio regulador ante el juzgado. Y, finalmente el juez dicta sentencia de divorcio estableciendo los acuerdos reflejados en el convenio regulador ratificado. 

El procedimiento de divorcio contencioso es un procedimiento más lento y más costoso económicamente. 
Cuando las partes no llegan al consenso, presentan por separado la demanda de divorcio ante el juzgado, y contestan en su caso a la presentada inicialmente por uno de los progenitores solicitando cuantas medidas consideren oportunas para la disolución del matrimonio. 

Admitidas a trámite las demandas de divorcio y las demandas de contestación, se celebra una vista a la que deben acudir ambas partes con sus respectivos abogados y procuradores. Para el caso de que existan menores, también interviene el Ministerio Fiscal. 

Posteriormente, el juez dictará sentencia estableciendo las medidas judiciales que derivan de la disolución del matrimonio regulando la relación entre los cónyuges, la guarda y custodia de los menores y su régimen de visitas, el uso y disfrute de la vivienda y la liquidación de los bienes patrimoniales comunes. 

En YBL Abogados nuestros profesionales le asesoran conforme a sus circunstancias personales para disolver su matrimonio de forma ágil y eficaz. Tramitamos su divorcio de mutuo acuerdo o contencioso y todos los efectos jurídicos que derivan del mismo, como la guarda y custodia de los menores, pensión de alimentos para los hijos y la disolución y liquidación de la sociedad conyugal. 

Porque sus problemas son nuestras soluciones. 

EQUIPO YBL ABOGADOS