201802.09
0

EL DERECHO A LA DESCONEXIÓN LABORAL: UN ASPECTO A NEGOCIAR

  • Revisar impulsivamente el correo del trabajo en domingo. Una llamada de un cliente cuando ya ha terminado tu jornada. Llevarte a casa esa sensación de desasosiego y estrés de la oficina. Estas situaciones son cada vez más habituales y pueden conllevar a un aumento exponencial de estrés laboral de los empleados, generando graves problemas de salud.El derecho a la desconexión laboral se presenta como medida para evitar este fenómeno, conocido como “síndrome del trabajador quemado” o “burnout”. La revista Capital Humano aborda este tema en un artículo en el que presenta la perspectiva de IMF Business School, junto con una serie de medidas preventivas a adoptar. Coincidiendo con el primer aniversario de la puesta en marcha en Francia del derecho a la desconexión laboral y tras las declaraciones de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, en las que expresaba el deseo del Gobierno de incluir dicho derecho dentro de un posible acuerdo futuro de conciliación, IMF Business School hace un balance de la situación que viven miles de trabajadores en nuestro país y propone algunas medidas a adoptar.

    Nuevas tecnologías

    Una de las causas principales de esta sobre-extensión de la jornada laboral son las nuevas tecnologías. Si bien es cierto que han permitido una mayor flexibilidad, también han facilitado la conexión continua entre trabajador y empleo, que continúa fuera de la oficina.

    Esto explica que las mejoras en la conciliación de la vida personal y laboral se encuentren entre los tres deseos más demandados por los españoles en 2018, según una encuesta de Adecco.

    El derecho a la desconexión laboral ya está establecido por ley en países como Francia, donde el 1 de enero del año pasado entraba en vigor la reforma laboral que incluía este precepto.

    A nuestro país todavía no ha llegado tal modificación legislativa, pero existen algunas iniciativas como la de la aseguradora Axa, que incluyó el derecho a la desconexión digital en su último convenio colectivo, permitiendo a sus trabajadores no atender el móvil fuera de sus horas de trabajo.

    IMF Business School opina que “tampoco es posible la imposición de una medida disciplinaria por no contestar emails o atender llamadas fuera del horario laboral”. Si quieres saber más sobre las medidas preventivas propuestas por el instituto madrileño

    Coincidiendo con el primer aniversario de la puesta en marcha en Francia del derecho a la desconexión laboral y tras las declaraciones de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, en las que expresaba el deseo del Gobierno de incluir dicho derecho dentro de un posible acuerdo futuro de conciliación, IMF Business School hace un balance de la situación que viven miles de trabajadores en nuestro país y propone algunas medidas a adoptar.

La falta de desconexión laboral se ha convertido en una de las causas principales del conocido “síndrome del trabajador quemado” o “burnout”. Y es que, según un estudio elaborado por Edenred y la consultora Ipsos, el 65 % de los trabajadores españoles trabaja fuera del horario laboral, cifra que aumenta hasta 9 de cada 10 en el caso de los directivos.

Esta sobre-extensión de la jornada laboral está dando lugar a un aumento exponencial del estrés laboral en los empleados, consecuencia del agotamiento físico y mental por la falta de descanso. Pero éste no es un problema nuevo: ya en 2005 la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) alertaba de que los problemas laborales eran la mayor causa de estrés para el 66% de la población. Y, si revisamos los datos de muertes laborales que ofrece el Ministerio de Empleo en 2016 las principales causas de deceso en el trabajo fueron los infartos y derrames cerebrales, consecuencias directas del estrés laboral, que aumentaron en un 14,3% respecto a 2015.

LA RESPONSABILIDAD TECNOLÓGICA

Unos de los responsables directos de este ascenso parecen ser las nuevas tecnologías que, si bien, en lo que al mercado laboral se refiere, ha dado lugar a nuevas formas de trabajo más flexible, también ha provocado la conexión 24 horas 7 días a la semana de los trabajadores. Por lo que a veces resulta difícil desconectar y no revisar fuera de los horarios de trabajo las llamadas o emails corporativos. Esto explica que las mejoras en la conciliación de la vida personal y laboral se encuentren entre los tres deseos más demandados por los españoles en 2018, según cifras de la XI Encuesta elaborada por Adecco ¿Qué pedirías a tu empresa en el nuevo año?

Aunque por el momento el derecho a la desconexión no está regulado por ley en nuestro país, ya se están empezando a ver algunas iniciativas particulares como la de la aseguradora AXA que, en su último convenio colectivo recoge la desconexión digital. Con carácter voluntario, nadie de la plantilla de la aseguradora está obligado a atender los mensajes o llamadas fuera del horario laboral. La medida está enmarcada dentro de la política de conciliación y flexibilidad de la empresa y refuerza sus acciones de employer branding.

Mientras otras compañías se animan a incorporarse a este reto, IMF Business School recuerda que “tampoco es posible la imposición de una medida disciplinaria por no contestar emails o atender llamadas fuera del horario laboral”. Por tanto, aconsejan poner en marcha medidas preventivas como: el cierre de sesión automático una vez finalizada la jornada laboral y hasta el inicio de la misma; solicitar un teléfono de empresa que no llevaremos a casa: en el caso de tener que enviar algún email fuere del horario laboral, evitar poner en copia a personas que no están directamente relacionadas con el asunto, y concienciar al resto de trabajadores en la reducción del envío de correos electrónicos fuera del trabajo, entre otros.

http://capitalhumano.wolterskluwer.es/Content/Documento.aspx?params=H4sIAAAAAAAEAMtMSbH1czUwMDA0NTI1NzVUK0stKs7Mz7M1MjC0MDAyMAcJZKZVuuQnh1QWpNqmJeYUpwIAiF1__zUAAAA=WKE


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *