201708.07
0
0

¿CUÁNTOS IMPUESTOS PAGAN LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS?

Aunque el tipo efectivo en Sociedades de las grandes empresas es del 7,3%, las compañías destinan de media entre el 49,6% y el 61,5% de su margen bruto a pagar impuestos.

En España existe la idea de que las compañías soportan una presión fiscal más baja que la de otros países de Europa. Esta consideración ha sido alimentada en los últimos meses por el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. En enero, se lamentó de que las grandes empresas españolas pagaran menos impuestos que «cualquier ciudadano» y aseguró que así «la cohesión social no se sostiene».

La semana pasada se conoció que las grandes empresas tributaron en el Impuesto sobre Sociedades a un tipo efectivo del 7,3% en 2015, dos décimas más que en el ejercicio precedente, según el informe anual de recaudación 2016 de la Agencia Tributaria. Este informe constata un crecimiento continuado desde 2011, cuando era del 3,8 %.

Pero la fotografía cambia si se tiene en cuenta la suma de todos los impuestos que las compañías deben pagar cada año, según el último estudio elaborado por Think Tank Civismo. Del mismo se desprende que las compañías españolas destinan entre el 49,67% y el 61,57% de su margen bruto en pagar impuestos cada año.

El estudio pretende desmentir la visión de que las empresas españolas soportan una tributación ventajosa.

Esta idea está corroborada por la consultora PwC. La firma alertó hace meses de que España se sitúa entre los países de Europa que más grava a las empresas en su informe Paying Taxes 2016. De este estudio se desprendía que el porcentaje de impuestos sobre ingresos netos que pagan de media las empresas en España es del 50%, frente al 40,8% de la media de todo el mundo y el 41,4% de la Unión Europea.

La presión fiscal de las compañías españolas superaba así a la de las empresas de 16 países europeos.

El problema, según Think Tank Civismo, es que cuando se habla de los impuestos de las empresas en España, se suele tomar en consideración únicamente el de Sociedades, dejando a un lado el resto de tributos presentes en los diversos eslabones de la cadena productiva.

En este sentido, distingue tres grandes grupos de tributos que en realidad recaen sobre la empresa española y que no siempre se tienen en cuenta: el impuesto de Sociedades, las cotizaciones a la Seguridad Social y los impuestos regionales y locales. Teniendo en cuenta todos ellos, se llega a la conclusión opuesta.

De media, la factura fiscal que habrá tenido que abonar una empresa pequeña española presenta un tipo efectivo del 49,67% sobre su resultado bruto de explotación. En el caso de una compañía mediana, habrá sido del 51%; y en el de una grande, del 61,57%.

Sin embargo, existen pequeñas diferencias en la factura fiscal según la región a la que se pertenece: País Vasco y Navarra son las comunidades donde las compañías destinan un mayor porcentaje de su margen bruto a cumplir con sus obligaciones fiscales.

Las pequeñas y medianas compañías de estas zonas geográficas gastan más de la mitad de lo ganado (el 50,97% y el 50,31%, respectivamente) en cumplir con sus obligaciones fiscales, mientras que las grandes empresas vascas y navarras consumen más del 63% del margen bruto en pagar impuestos.

Estas regiones con regímenes forales tienen competencias en materia de Impuesto de Sociedades con tipos marginales más altos que en el conjunto de las Comunidades de Régimen Común, lo que explica su posición a la cabeza de este ránking.

Por el contrario, Aragón y Castilla-La Mancha son las zonas de España donde las empresas tienen una factura fiscal menos elevada ya que supone entre el 49,5% del margen de explotación de las pymes y el 61,5% del de las grandes empresas.

Esto se explica porque estas regiones aplican tipos más bajos sobre los impuestos municipales y no imponen tributos autonómicos propios significativos.

Tipos de impuestos

Donde sí que hay notables diferencias es en la carga fiscal que suponen los distintos tipos de impuestos para las compañías. Las cotizaciones a la Seguridad Social son los tributos que más gasto suponen para el tejido empresarial español: representan entre el 78% (pymes) y el 92% (grandes empresas) del total de la factura fiscal.

Por su parte, el impuesto de sociedades supone entre el 7% (pymes) y el 16% (grandes empresas) de la carga tributaria de las compañías, mientras que el peso de las tasas municipales es mucho más reducido, de entre el 0,83% para las pymes al 5,05% que supone para las empresas de mayor tamaño.

http://www.expansion.com/economia/2017/08/06/5975dc0ce2704e64318b45f7.html