201710.24
0
0

¿CÓMO ACTUAR SI TE MULTAN POR TENER ALQUILADO UN PISO EN AIRBNB?

El Ayuntamiento de Barcelona ha aumentado los controles de los pisos de alquiler vacacional y están empezando a llegar las primeras advertencias de multa.

El Ayuntamiento de Barcelona ha declarado la guerra al alquiler de Viviendas de Uso Turístico (VUT). La startup Easyoffer, marketplace de abogados, que ha llegado a un acuerdo con Airbnb sobre la gestión de sanciones impuestas por el Ayuntamiento de Barcelona a sus usuarios, ha elaborado una guía para despejar las dudas de las persona que tienen alquilado un piso vacacional.

¿Qué hago si recibo una propuesta de multa?

La primera casilla en la partida que te propone la Administración comienza con una carta recibida por correo postal. Atención porque no se trata de una multa como tal, sino una advertencia.

Esta misiva es una reclamación administrativa que viene a decir que los inspectores creen que estás alquilando tu inmueble para uso turístico sin contar con licencia.

El Ayuntamiento tiene varias formas de obtener sus conclusiones. Y es más importante de lo que puedes pensar en un primer momento, ya que del cómo dependerá el qué de las alegaciones que, junto a tu abogado, deberás presentar.

Tienes que tener en cuenta que para presentar alegaciones en esta primera fase tienes un plazo concreto. Según explica Antonio Valero, del despacho Valero Bufete Abogados de Barcelona, el plazo medio para presentar tu oposición será entre 15 y 30 días dependiendo del día del mes que recibas la notificación, si es la primera quincena o la segunda.

¿Qué pasa por no contar con licencia? Según el artículo 89 de la Ley de Turismo de Cataluña estaríamos ante una infracción muy grave, lo que implican multas de entre 60.000 y 600.000 euros y la suspensión de la actividad por un tiempo máximo de dos años.

No obstante toma esta información con cautela porque, analizando los expedientes abiertos hasta ahora, los profesionales han detectado cierta arbitrariedad en el momento de imponer las sanciones. Hay que tener en cuenta muchos más factores que no se pueden condensar en un solo artículo jurídico, por lo que lo recomendable es acudir a un abogado especialista en derecho contencioso administrativo.

Uno de los argumentos frecuentes en las alegaciones es el que apela al intercambio de amistades. Es decir, que la vivienda se presta a un amigo, o que se usa la misma fórmula que el propietario emplea en sus viajes en el extranjero como un método para conocer gente y entablar nuevos lazos, sin que lo económico sea el móvil principal. De ahí que antes se recomendara no mostrar el precio, lo que reforzará esta idea.

¿Qué recursos puedo presentar?

La Administración estudiará las alegaciones que has planteado a su reclamación administrativa y procederá a tomar una decisión. Ten en cuenta que, en muchas ocasiones, su respuesta será un rotundo no. Que esto no te lleve a engaño ni frustración. Por mucho que tus argumentos sean de peso, y convincentes, si tu vivienda de alquiler vacacional no cuenta con la licencia necesaria el Ayuntamiento procederá a sancionar.

Tras la investigación de los inspectores y tus alegaciones, desde el Ayuntamiento se propone al órgano sancionador municipal la multa contra ti, incluyendo ahora sí la cuantía de la misma. Y aquí vuelve a abrirse un plazo, esta vez de diez días, para presentar un nuevo recurso. Una vez hecho esto llega la resolución administrativa final, respaldando o no la sanción.

La vía judicial: contencioso-administrativo

Con la resolución administrativa el propietario de la vivienda de uso turístico tiene dos opciones: o paga, o recurre. Tal y como explica Silvia Tusell, del despacho Tusell Advocats, si optas por avenirte (pagar), en el expediente por norma general se contemplará una rebaja económica importante si abonas en un plazo de diez días. Un descuento, como sucede con el pronto-pago en las multas de tráfico, que busca animar al presunto infractor a abonar el importe y no acudir a la vía judicial.

Porque esa es la segunda opción, apelar a la Justicia a través de la vía contenciosa-administrativa. Este es un camino que aún no está demasiado explorado ya que se trata de una opción lenta y hasta el momento los tribunales no han resuelto los casos suficientes como para sentar jurisprudencia.

Por tanto aún no está claro si en estos casos para recurrir es necesario abonar previamente la multa. O si por el contrario se puede apelar sin pagar. Pero lo que sí es seguro es que para recurrir en los juzgados un procedimiento administrativo debes armarte de paciencia.

Precisamente esa lentitud puede ser tu mejor aliada ya que una de las alegaciones que pueden ser cuerda de salvación es la caducidad. Tusell recuerda que la Administración tiene que hacer todo el expediente en un plazo máximo de seis meses, para poder hacer la instrucción de sanción. Si ese tiempo se excede, abogado y propietario de la vivienda de alquiler turístico tienen un nuevo as en la manga y alegar caducidad.

¿Cómo afrontar una inspección?

Una de las posibles vías para que la Administración conozca la situación de tu inmueble es que seas objeto de una inspección, ya sea azarosa o ya sea dirigida a ti en particular. También es posible que después de la propuesta de sanción vayan a hacerte una visita desde el Ayuntamiento. En ambos casos tienes que conocer cuáles son tus derechos y saber qué puedes mostrar y qué no debes decir.

La visita del inspector entraña un riesgo bastante probable. El funcionario suele presentarse sin previo aviso, según analiza Valero, bien sea por una fase de revisión genérica que el Ayuntamiento de Barcelona lleve a cabo en algún barrio o punto concreto, bien sea por una denuncia o algún otro indicio.

Por Ley, el domicilio es inviolable. Esto quiere decir que el inspector, aunque venga acompañado por la Policía, no tiene derecho a acceder al interior de tu inmueble. Por supuesto, tampoco a tomar imágenes. Si lo hiciese sin tu consentimiento podría estar incurriendo en un delito, por lo que si te ha sucedido esto es importante que lo pongas en conocimiento de tu abogado.

Después de su ronda de preguntas el funcionario redactará un documento y te ofrecerá firmarlo. Léetelo con calma y guarda la copia que te tiene que dar el inspector, quien te ofrecerá firmar la hoja. Estás en tu derecho de no firmar, aunque según los juristas el hecho de que lo hagas o no no tendrá relevancia en el futuro.

http://www.expansion.com/juridico/actualidad-tendencias/2017/10/20/59e73d22e2704efd258b4650.html